Cómo ahorrar energía y reducir costos en edificios

Ahorrar energía es una de las acciones más útiles y mayormente difundidas para reducir nuestro impacto ambiental. Ante retos importantes como el cambio climático, la pérdida de las distintas especies de flora y fauna a nivel mundial, así como el agotamiento de los recursos naturales, el ahorro energético representa una forma clara y accesible de alterar nuestros hábitos de producción y consumo en favor de la transformación ecológica.

No obstante, el ahorro de energía no sólo opera a favor del medio ambiente; además de representar un impacto positivo para la ecología, puede tener notorios beneficios económicos. Si alguna vez te has preguntado cómo puedes actuar en beneficio del planeta y, a la par, reducir costos, en este artículo te enseñaremos cómo puedes ahorrar energía para ser más eficiente, sin sacrificar productividad. 

 

¿Qué es la eficiencia energética?

 

Antes de hablar sobre cómo ahorrar energía puede llevarte a reducir costos en edificios, es necesario dejar en claro qué es la eficiencia energética. 

 

Al hacer mención sobre eficiencia energética no nos referimos únicamente a una reducción en el uso de energía. Este concepto implica la optimización en el consumo energético requerido para el correcto funcionamiento de los dispositivos. Es decir, lo que se busca es conseguir una reducción en el uso de energía que conduzca a un mejor desempeño económico, financiero y, sí, energético; además, el establecimiento de medidas para ahorrar energía debe garantizar el abasto suficiente para toda la población en sus distintos niveles de actividad. 

 

CTA_Eficiencia_energetica

 

El gasto de energía en edificios

 

De acuerdo con la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés), el consumo de energía en edificios residenciales y comerciales representa tres cuartas partes del uso de electricidad en Estados Unidos y cerca de la mitad del uso de energía primaria del país, así como de emisiones asociadas de gases de efecto invernadero.

 

Por otro lado, el sector de edificios comerciales representa, por sí solo, el 40% de la demanda de energía a nivel mundial. Además de lo anterior, este ramo es responsable de un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

 

En México el panorama no es muy distinto. De acuerdo con la Secretaría de Energía (México) y la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), el sector de los edificios es uno de los mayores impulsores de la demanda energética y de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Adicionalmente, se estima que, en años recientes y a nivel nacional, la energía en edificios representa el 18.1% de la energía final consumida en México. Este aporte lo comprenden edificios que corresponden a los sectores residencial, comercial y público. 

 

A partir de estos dos datos, es posible concluir que los edificios son un importante consumidor de energía, sin importar su naturaleza y tipo de uso. Por ello, es importante adoptar medidas que favorezcan el ahorro energético y, para ello, es necesario conocer las oportunidades que se pueden tener.

 

De acuerdo con el organismo estadounidense anteriormente citado, las áreas de mayor consumo de energía en los edificios son la calefacción, ventilación y aire acondicionado (con un 35% del consumo energético total); iluminación (11%); electrodomésticos grandes (18%); mientras que el resto (36%) es atribuible a diversas áreas, como el uso de equipos de cómputo o de oficina. 

 

 

Imagen1-Blog6-Como-ahorrar-energia-y-reducir-costos-en-edificios

 

Cómo ahorrar energía y reducir costos en edificios

 

Tras conocer cuáles son las áreas de mayor consumo, es momento de conocer cómo ahorrar energía y reducir el gasto en los edificios. Durante el diseño, la construcción e incluso después de esta es posible tomar una serie de medidas para reducir el consumo de energía y disminuir los costes relacionados a ello. 

 

  • Diseño responsivo al clima e iluminación natural

El diseño responsivo al clima es una corriente en la arquitectura cuya meta es crear espacios agradables, cómodos y útiles aprovechando al máximo la iluminación natural. Este tipo de diseño analiza los ciclos diarios y las condiciones climáticas, así como las de iluminación, para determinar la distribución y lugares de construcción.

 

  • Fuentes de energía renovables

Una buena manera de ahorrar energía y evitar contaminar al medio ambiente es por medio de la utilización de energías renovables. Los edificios pueden utilizar la energía solar para realizar algunas funciones, así como energía geotermal, es decir el calor del agua subterránea, como parte de sus sistemas de calefacción.

 

  • Sensores de presencia, sensores de CO2 y alarmas de calidad del aire

Como se mencionó anteriormente, los sistemas de ventilación y aire acondicionado son algunas de las áreas de mayor consumo energético en un edificio. En este sentido, investigadores de la Universidad de Purdue, desarrollaron tecnología para ahorrar energía a través de la medición de dióxido de carbono (CO2) en un ambiente. Los sensores actúan como las luces activadas por medio de sistemas de movimiento, pues estos controlarán los sistemas de climatización y los activarán sólo cuando los sensores de CO2 indiquen niveles de dióxido de carbono que denoten la presencia de muchas personas en un espacio. 

 

 

Imagen2-Blog6-Como-ahorrar-energia-y-reducir-costos-en-edificios

 

 

  • Sellar y aislar

Sellar y aislar los edificios ante filtros de aire es una medida necesaria para ahorrar energía que se utiliza en la calefacción de los mismos. Mediante esto se impide que el calor dentro del edificio escape a través de techos, paredes y pisos. Comúnmente se realiza con materiales como lana mineral, fibra de vidrio, celulosa, poliestireno, poliuretano, etc.

 

  • Dispositivos de iluminación eficiente

Una de las medidas más sencillas y populares para ahorrar energía, es la de reemplazar las bombillas y lámparas tradicionales incandescentes por fuentes de iluminación eficiente, como las llamadas luces LED (diodos emisores de luz) y lámparas fluorescentes compactas (CFL). Según información del Building America Solution Center, este tipo de bombillas usan 75% menos de energía que las incandescentes tradicionales para producir la misma cantidad de luz.

 

En conclusión, tomar acciones para ahorrar energía y aportar positivamente a combatir los efectos del cambio climático pueden ir de la mano con los beneficios económicos. Para ello, implementar medidas en el diseño, instalación y control de las áreas de mayor consumo energético en los edificios es indispensable. 

 

De cara a los grandes retos ecológicos, es necesario contar con información confiable que nos permita tomar acciones en favor del medio ambiente. Por ello, te invitamos a seguir explorando el contenido que hemos preparado para ti.

 

CTA_Reunion_con_experto_Blog

 

¿Qué es la eficiencia energética? Qué beneficios tiene la eficiencia energética para las empresas

Seguir leyendo

Qué son las energías renovables y por qué son importantes

Actualmente el planeta atraviesa por múltiples crisis; entre ellas, algunas de las más importantes...

Conoce los NZEB: edificios con fuentes de energía renovables

Son tantas las ventajas que la eficiencia energética le brinda a los edificios –como la reducción...

¿Hay leyes que regulen el consumo de energía en los edificios?

Anteriormente hemos platicado acerca de las ventajas de la eficiencia energética en edificios y...